¿QUIÉN FUE EN REALIDAD EL CREADOR DE LA MINIFALDA?

quien creo la minifalda

Todo arte busca siempre innovar y uno de los artes que depende de esta palabra es el de la industria textil. Las mujeres siempre queremos cambiar nuestra apariencia y lucir algo distinto. Antes, en la època de nuestras abuelitas, no había mucho que escoger. Aquí fue donde entró André Courrèges y Mary Quant, ambos se disputen la batalla por la creación de la minifalda.

Esta prenda, que fue creada con la idea de la modernización y revolución de la mujer, es una de las pocas que nunca pasa de moda. La minifalda es inmortal, una mujer que no siente vergüenza de sus piernas la usa, y la que siente pena debería usarla para ir eliminando ese prejuicio u inseguridad.

A Courréges se le atribuye este invento porque durante su primera línea de “ropa espacial” (como solía llamarle) el concepto eran mujer con vestidos cortos y botas altas, algo que para la época no era normal. Solo que al parecer, Mary le ganó la batalla de la patente y lanzó al mercado la prenda de forma individual, es decir, una falda muy pequeña.

No fue solo la minifalda, sino todo el concepto de mujer que le vendió Mary a las jóvenes de la época. Esta prenda hacía sentir a las mujeres más atractivas y atrevidas, la palabra “sexy” comenzó a tomar otro sentido.

Nadie creó la minifalda

Cuando esta prenda se dió a conocer, lo hizo a través de la revista Vogue. De esta forma empezó la disputa entre Mary y André, aunque fue esta primera quien dijo que ni ella ni él habían inventado nada. La propia Quant dejó en claro que esta prenda ya la usaban las chicas en las calles de Londres a principios de los 60, quizá no tan corta, pero siempre por encima de la rodilla.

Las chicas a principio de los 60 atravesaban aún un país que se recuperaba de la guerra. Por lo que usar más tela implicaba más gasto, así fue como las prendas y la ropa comenzaron a cambiar: gracias a la carencia.

Quant y Mary solo tomaron la oportunidad necesaria para venderle a la población un concepto que pedían a gritos. Una sociedad tan conservadora como la inglesa, requería algo más. Por algo quizá fue que a Quant la corona le concedió el honor por “su invento” y hoy en día toda adolescente y mujer le agradece su osadía.

escrito por Génesis León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *