NOT TODAY STRESS

FOTO

Es posible que tu salud esté afectada por los síntomas de estrés, aun cuando no te des cuenta. Quizá pienses que es falta de vitaminas y nutrientes, alguna enfermedad o insomnio común, pero quizá el estrés sea en realidad el responsable.
La OMS dice que el estrés es el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción. Por lo tanto, desde este punto de vista, el estrés simplemente es la respuesta de un organismo frente a un cambio en el mundo exterior que le rodea.
Los inconvenientes aparecen cuando estos cambios externos, ya sean de orden físico o psíquico, superan nuestra capacidad de afrontarlos, provocando un desequilibrio orgánico que tiene distintas repercusiones en la salud.
Una de las manifestaciones físicas más comunes del estrés es la caída del cabello o la alopecia nerviosa. Esto, generalmente, sucede porque el bulbo piloso se debilita en épocas en las que estamos pasando por mucho estrés o ansiedad y, por consiguiente, el pelo se cae de manera excesiva y abundante.

Un círculo vicioso:
La clave reside en tomar el control de cualquier situación por difícil que nos parezca. El problema del estrés en estos casos es que puedes llegar a entrar en un círculo vicioso: Primero aparece el estrés, este estrés produce anomalías en tu cuerpo y la aparición de estos cambios alteran los nervios y con ellos el estrés se retroalimenta. Por eso en casos de estrés es mejor recurrir a complementos que puedan paliar la existencia de alteraciones de nuestro cuero cabelludo y de la salud de nuestros folículos y cabello.

Para frenar la caída del pelo es fundamental tratar el factor desencadenante, y en este caso de trata de reducir el estrés y de evitar las situaciones que lo provocan o, al menos, afrontarlas de otra manera. En este artículo te ayudamos a prevenir esta situación mostrándote las medidas que debes adoptar para evitar la caída del cabello por estrés y para fortalecer tu melena rápidamente.

Acá los mejores tips para atacar este problema, ¡TOMA NOTA!
Mantener una actitud positiva y practicar técnicas de relajación mental.

La forma en la que cuidas tu cabello diariamente también tiene mucho que ver en su caída, pues ciertos malos hábitos pueden acentuar la debilidad de las fibras capilares y, por ende, aumentar la pérdida de pelo. Te recomendamos que tengas en cuenta consejos como los siguientes:
Para peinarte, es importante que utilices un peine de cerdas suaves y anchas. Cuando el cabello está mojado es mucho más débil, por lo que debes desenredarlo después de quitarle la humedad y hacerlo con cuidado.
Utiliza un champú nutritivo y suave adaptado a las necesidades de tu pelo y complétalo con la aplicación de un buen acondicionador.

Una vez a la semana nutre el pelo con una mascarilla fortificadora y revitalizante.
Además de las prácticas relajantes, será esencial que refuerces las fibras capilares con los nutrientes adecuados para evitar una desmesurada caída del cabello por estrés. Sigue una dieta equilibrada y sana en la que no falten vitaminas A, B, C y minerales como el zinc; todos ellos son básicos para favorecer la oxigenación de los folículos pilosos, lograr que el cabello crezca fuerte, esté más denso, hidratado y saludable. Mantenerse activo realizando ejercicio al menos tres días a la semana.
En algunos casos el médico puede prescribir un producto dermatológico, champú especial o complejo vitamínico para fortalecer el pelo.

Cuándo buscar ayuda:
Si no estás seguro de que el estrés sea la causa o si has tomado medidas para controlar tu estrés pero los síntomas continúan, visita a tu médico. Él querrá analizar otras posibles causas. O considera ver a un consejero profesional o terapeuta, quien podrá ayudarte a identificar las fuentes de tu estrés y a aprender nuevas técnicas para afrontarlo.

Por Juan Lizardi @lizardijuuan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *