MARIAN ALBORNOZ, UNA VENEZOLANA QUE BRILLA EN LA PANTALLA DE UNIVISIÓN

untitled-1-copy

La pantalla de Univisión Florida Central se ilumina cada noche con el talento y el encanto de esta venezolana que salió del pueblo llanero de Acarigua para cumplir su sueño de convertirse en una figura de los medios de comunicación en los Estados Unidos. Desde su llegada, Marian Albornoz ha sabido ganarse su puesto como una destacada periodista y narradora de noticias en la televisión hispana de este país.

Luego de más de una década en la ciudad de Nueva York, diversas razones de índole personal, familiar y la búsqueda de nuevos retos profesionales llevaron a Marian a tomar la decisión de reubicarse en la ciudad de Orlando para estar al frente del noticiero local de Univisión como ancla y productora, conducción que comparte junto al experimentado Paul Gamache.

fotos

El periodismo, un legado familiar

 Dicen que lo que se hereda no se hurta; en el caso de Marian, el periodismo ha sido una vocación con origen profundamente familiar. “Mi papá siempre estuvo ligado a los medios, él es periodista, abogado y docente. Él hacía radio y televisión, por eso desde siempre lo recuerdo con un micrófono. Hizo periodismo deportivo, luego tuvo un programa de política”, recuerda con orgullo. “Mi hermana Verónica y yo seguimos sus pasos y trabajamos en este medio”

“Yo me inicié en Promar Televisión, un canal del centro-occidente de Venezuela, allí tuve la oportunidad de trabajar junto a mi hermana menor en un programa de corte juvenil llamado VIP”. Paradójicamente, su primera intervención en la televisión norteamericana también fue a lado de Verónica. “Creo que por eso la transición del cambio de país se puede decir que fue fácil, ya mi hermana mayor estaba aquí, dos años después llegó Verónica y por último yo. Las tres somos muy unidas y además nuestros padres nos visitaban a menudo”.

Primera parada: la Gran Manzana

Su salida de Venezuela a finales de los 90, al principio no tenía la intención ser definitiva, pero Marian dice sonriendo que sus hermanas le tendieron una “trampa”. “Apenas llegué ya me tenían un trabajo en Macy’s y además me acompañaban a los castings”.

 Fue en una de esas pruebas que la venezolana obtuvo su primer trabajo, siendo seleccionada entre cientos de candidatas. “Nueva York, además de ser el mercado más grande, es el lugar donde todo el mundo quiere llegar”, aseguró.

Durante muchos años, Albornoz formó parte del equipo de Telemundo en Nueva York, donde asumió distintas responsabilidades que le sirvieron para adquirir experiencia y “foguearse” en el difícil mundo de las noticias. Reportaba el tráfico y conducía segmentos de salud, belleza y espectáculos. “Pasaba de 10 a 12 horas trabajando, pero estaba aprendiendo, me sentía orgullosa por independizarme y ganar dinero y además me fui enamorando de las noticias”, afirmó la periodista.

foto-2

El balance entre la profesión y la vida personal

Además de sus responsabilidades profesionales en Univisión, Marian es esposa y madre a tiempo completo. Su pareja es un exitoso empresario israelí y su hijo de 7 años cambió su vida por completo. “Para mí es un poco más difícil porque mi niño tiene autismo, entonces una de las razones por las que me mudé a la Florida es para probar un nuevo ambiente para mi hijo. El está feliz aquí, le gusta la piscina, le encanta el mar; eso, combinado con las puertas que se me abrieron para conducir el noticiero, me convenció de que tenía que probar”.

“Ser periodista es difícil porque requiere que cada día le dediques tiempo a saber qué está pasando en el mundo, mi rutina de cada mañana incluye leer el periódico, ver los breakingnews en los canales americanos; no puedes llegar perdido al canal, más bien debes llegar a aportar”, explicó Albornoz. “En poco tiempo de estar aquí he aprendido mucho ya que también varias veces me ha tocado cumplir el rol de productora, la ayuda de todo este formidable equipo de trabajo ha sido inmensa”.

Un corazón lleno de Venezuela

A pesar de haber estado una gran parte de su vida en los Estados Unidos, el cariño de Marian por su país sigue intacto, de hecho parte de su familia vive en Venezuela, entre ellos su hermano y sus sobrinos. La crisis profunda que afecta a la nación que la vio nacer y crecer le preocupa por el incalculable número de personas que han emigrado para buscar un futuro mejor.

“Antes el venezolano no emigraba, ahora mira lo que está pasando. La gente se está yendo como sea, trabajando de lo que sea”, comentó la presentadora.

De aquel país sólo quedan gratos recuerdos en su memoria, “de Venezuela tengo un recuerdo muy bonito de la gente, en la zona donde vivía todos se trataban como familia, extraño esa alegría del venezolano. También recuerdo las navidades y el año nuevo, en un pueblito tan chiquito como Acarigua, prácticamente todo el mundo era como tu familia”.

Aunque nos confiesa que todavía le quedan muchos retos y proyectos por cumplir, su mayor propósito en la actualidad es acercarse a la comunidad hispana de Florida mediante su trabajo como ancla del noticiero estelar de Univisión tanto en Orlando como en Tampa.

escrito por Edgar Carrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *