EL ARTE, INTEGRADOR DE CULTURAS

arte

Nace con un único propósito, volverse el punto de encuentro multicultural de la ciudad de Orlando, un lugar que le brinda espacio a la diversidad e invite a la comunidad a conocerse y nutrirse de las diferencias que cada nacionalidad, que hace vida en nuestra ciudad, tiene que ofrecer.

El proyecto del Dr. Philips Center for Performing Art, nace en el año 1985 con el propósito de cubrir la necesidad de tener en la ciudad de Orlando, un espacio para la manifestación del arte y la cultura, que a su vez funcionase como integrador de la comunidad, según nos explicara Kathy Ramsberger, Presidenta de la organización.

Pero no fue sino hasta el 2003 que se logra dar comienzo a la planificación del proyecto definitivo, a las investigaciones dentro de la comunidad para saber que deseaban ellos, que tuviese un centro de arte, un período que duró aproximadamente hasta el 2006, pero que por fin vio la luz el pasado mes de noviembre cuando abre sus puertas a la ciudad que con tanto anhelo lo estaba esperando, “una de las mayores satisfacciones de ese día fue ver el rostro de sorpresa y emoción, de la gente cuando empezaron a cruzar por la puerta principal para acceder al complejo, fue muy emocionante” reconoció  la señora Ramsberger.

Un complejo cultural extraordinario único en Orlando y uno de los pocos en su estilo a nivel mundial, constituido por tres salas de teatro, dos de ellas, la más grande Walt Disney Theater  con 2700 butacas aproximadamente y el Alexis and Jim Pugh Theater que resulta más intimo pues posee 300 puestos ya están abiertos al público. La tercera aun en proyecto, está concebida con la acústica ideal para el desarrollo de óperas y conciertos de música en vivo. Todos ellos acompañados de espacios sociales en sus alrededores, salones para eventos espacios al aire libre y quizás una de las piezas claves del proyecto, salones de clases en la parte de atrás de las salas, que tienen la misión de inculcar y promover el arte en las futuras generaciones.

Tanto para los integrantes del proyecto y como para los visitantes, el complejo cultural resulta monumental y toda una pieza magistral de arquitectura, que llama a la gente con sus  hermosos ventanales que rodean casi toda la estructura y permitente apreciar desde afuera lo que ocurre en su interior, sin duda permitiendo integrar indirectamente el exterior con el interior, “La arquitectura fue hecha y estudiada para que generara un efecto de estar abrazando a la comunidad, si se fijan todo está expuesto, las personas se integran de solo ver por los ventanales hacia adentro, el edificio genera ese efecto.” Nos explica la presidente del complejo.

Pero ya estando adentro la sensación es aun mejor, sus creadores lograron generar, ese ambiente que hace que las personas se sientan cómodas y acogidas con lo que difícilmente querrán abandonar el lugar al finalizar la presentación. Y es que los espacios que rodean las salas invitan a los visitantes a permanecer ahí. En principio la idea de estos cafés, barras y pequeños restaurantes, es que las personas puedan venir al complejo y reunirse aquí sin necesidad de tener la asistencia a una presentación como excusa, “la idea es que el Dr Philips Center, por si solo se vuelva un punto de encuentro, queremos ofrecerle ese espacio a la comunidad para que vengan, se reúnan, conversen y pasen un tiempo agradable, en cada uno de los pisos del complejo tenemos barras y terrazas con mesas para que las personas puedan permanecer compartiendo.” Comentó Scott Bowman vicepresidente de comunicación del Philips Center, mientras acompañaba al equipo de La Nota Magazine por el recorrido por las instalaciones.

Sin embargo la misión de este hermoso proyecto no se queda atrapada dentro de las paredes del complejo, su presidenta la señora Kathy Ramsberger, nos comentó que poseen todo un programa de educación enfocado hacia la comunidad, trabajando con ellos en conjunto. De hecho ya se está desarrollando un  trabajo con varias iglesias de la comunidad y el desarrollo coral en ellas, otro de los proyectos para los que ya cuentan con 90 niños interesados en la música, provenientes de distintas escuelas de la ciudad, consiste en que ellos van a asistir al complejo y se reunirán con músico y podrán compartir con ellos intercambiando conocimientos. Al final del día los niños podrán disfrutar de una presentación musical. “Este es un proyecto que incluye todas las escuelas, tanto las que tienen música en sus programas como las que no”, aclaró  la presidente del conjunto.

El telón en el Dr. Philips Center for the Performing Art ya están arriba, con una agenda llena de actividades y presentaciones para la comunidad que  usted no puede dejar pasar. Sin lugar a duda abrió sus puertas para no cerrarlas más y está cerca de usted en el centro de Orlando, por lo que ahora tendrá una buena excusa para disfrutar más de nuestra ciudad y de las alternativas que ella le ofrece. Así que la próxima vez que se pregunte qué hacer, le invitamos a que se dirijas al 155 East Anderson St. de Orlando y permítase disfrutar de las actividades tanto al aire libre como en alguna de sus magistrales salas, que el Dr. Philips Center tiene para ofrecerle y déjese conquistar por el encanto de este hermoso complejo cultural.

Por Andreina Brea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *