ALTERNATIVAS ANTE LA MALA NUTRICIÓN

Sin título-1

Nutrióloga aconseja acoplarse  a las circunstancias actuales y ser multidisciplinarios a la hora de comer.

Adoptar actitudes responsables  en el consumo de alimentos, cultivar huertos en casa y combinar legumbres, frutos secos y carbohidratos, -para obtener aminoácidos esenciales- son algunas de las opciones “realistas” que, según especialistas, se deben seguir para evitar el déficit proteico en el organismo. En ciertos casos, este flagelo podría originar secuelas irreversibles.

Adoptar una dieta saludable a lo largo de la vida ayuda a prevenir la mala nutrición en todas sus formas.    

Según el portal www.vitonica.com, es necesario ingerir cantidades adecuadas de macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas, para un mejor desarrollo cognitivo, en el caso de la población infantil.    

La médico nutrióloga Zulema Rodríguez, aseguró que cumplir con estos esquemas “se ha convertido en  todo un reto.   

Expresó que las enfermedades causadas por el déficit proteico, -potenciado por el difícil acceso de los alimentos- siguen en ascenso y “no se toman en serio”.    

Es por ello que sugirió una serie de alternativas “realistas”, válidas para una época en donde “el mal hábito alimenticio ya está radicado”.

Soluciones

  “Considero que la gente se debe ir a la autogestión y no esperar que llueva café en el campo, como dicen”. Con este concepto en mente, Rodríguez aconsejó emplear actitudes responsables y “multidisciplinarias para ajustar positivamente el modo de comer”.    

Indicó que hacer  pequeños huertos y cultivar sus propias hortalizas, en casa, es una manera “proactiva para acceder a una sana nutrición”.    

También recomendó combinar carbohidratos, frutos secos y legumbres con alimentos de baja calidad biológica, por ejemplo, frijoles con pasta o arroz. “Al unirlos se genera una comida de buena calidad biológica y de elevado nivel proteico”.

Consejo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la primera infancia (0 a 8 años), es determinante poseer un adecuado orden alimenticio. Por ello, es recomendable   ingerir   leche materna, proteínas esenciales ricas en hierro, potasio y Omega 3,  vitaminas y minerales, frutas, cereales, legumbres y hortalizas, en función de un sano crecimiento y de un desarrollo completo de sus capacidades físicas e intelectuales.

Riesgos

Según la nutrióloga, Zulema Rodríguez, una mala alimentación, especialmente a temprana edad, pudiese originar secuelas irrevesibles, como alteraciones en el  desarrollo físico y mental.Explicó que en adultos  puede  reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades y disminuir la productividad. “Todo dependerá de las etapas que alcance el individuo a la indebida nutrición”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *